www.elherbolariodeines.com
Contact us on 935621489 or informacion@elherbolariodeines.com

Tengo inflamación silenciosa?

Tengo inflamación silenciosa?
3 marzo, 2014 Yesika DiVall (Coach Nutricional & Naturópata)

cardiovascular-health-jeffry-gerber-md-540Como lo prometido es deuda, a continuación os detallo como descubrir si tienes «inflamación silenciosa».

La inflamación silenciosa no es fácil de detectar y es imposible hacerlo a simple vista. No siempre tener un exceso de peso es sinónimo de tener inflamación silenciosa y puedes estar delgado y padecerla. Todo dependerá de  que los niveles de insulina estén equilibrados, lo cual no es sinónimo de no padecer diabetes.

La única respuesta definitiva se obtiene mediante un análisis de sangre. Existen otras formas «subjetivas» que te ayudan a descubrirlo. El Dr. Barry Sears, lo denomina el «Informe de Inflamación Silenciosa«.

El cuestionario se basa en observaciones, pero te puede dar de forma sencilla un indicativo general. Si respondes que sí a más de 3 preguntas, eres un candidato a tener inflamación silenciosa:

  1. Tienes sobrepeso?
  2. Siempre tienes ganas de comer hidratos de carbono?
  3. Siempre tienes hambre?
  4. Te cansas, especialmente después de hacer ejercicio?
  5. Tienes las uñas frágiles?
  6. Tienes el pelo fino y con poca textura?
  7. Padeces estreñimiento?
  8. Duermes demasiado?
  9. Te cuesta mucho despejarte cuando te has levantado?
  10. Te falta concentración?
  11. Te falta bienestar?
  12. Padeces dolores de cabeza?
  13. Estás siempre fatigado?
  14. Tienes la piel seca?

En los análisis de sangre se buscan marcadores específicos que indican que ese está produciendo una inflamación importante. La «prueba de oro» mide el desequilibrio entre los eicosanoides (derivados de los ácidos grasos esenciales de la dieta) proinflamatorios y antiinflamatorios, midiendo las uds estructurales de ácidos grasos en la sangre. Entre ellos también estarán las hormonas responsables de controlar la inflamación en última instancia.

De forma sencilla, podemos decir que, según la influencia del glucagón y de la insulina, los eicosanoides se convertiran en pro o antiinflamatorios. Al no circular en el torrente sanguíneo, no existe una prueba directa, puesto que los eicosanoides tan solo existen momentáneamente para transmitir información de una célula a otra y luego se desactivan en segundos. Su medición está basada den que se sintetizan a partir de las unidades estructurales de los ácidos grasos que circulan por la sangre.

El cociente entre los eicosanoides malos (ácido araquidónico AA) y los buenos (ácido eicosapentanoico EPA), es decir la relación AA/EPA en sangre, es el indicador más fiable de inflamación silenciosa. Este indicador de inflamación silenciosa (SIP), puede alertarte con mucha antelación de esta inflamación, antes de que se produzca el perjuicio en tu salud. Cuanto más alto sea el SIP, más alto es el riesgo. El cociente ideal se encuentra entre 1,5 y 3.

Antes estas mediciones eran difíciles de hacer y caras puesto que has de recurrir a un laboratorio privado. Por las últimas noticias que he tenido, pronto será posible obtener tu perfil de ácidos grasos a un precio asequible.

El siguiente parámetro, en orden de preferencia, se trata de medir la resistencia a la insulina (causa subyacente de la obesidad y de la diabetes tipo 2). El mejor análisis es tu nivel de insulina en ayunas, cuanto más altos sean los valores, mayor será la inflamación, ya que la insulina estimula la producción de AA (a partir de omega 6) y aumenta la cantidad de grasa almacenada en el cuerpo. (u.I.U./ml >/= 10)

Como habitualmente sólo se usa este análisis para determinar si hay diabetes, puede ser difícil que tu médico pida este análisis, ya que no es barato y lo más probable es que desconozca «la inflamación silenciosa» y que tan solo haya oído hablar de lejos del «síndrome metabólico«. Por suerte cada vez hay mas profesionales médicos que conocen acerca de este tema que puede que te asesoren e incluso te pidan la prueba.

Por suerte, existen otros marcadores secundarios que podemos usar en un análisis de sangre «más común». Así el ratio triglicéridos/colesterol bueno TG/HDL te indicará si padeces el síndrome metabólico que antes comentábamos, siendo bueno menor de 2 e ideal menor de 1.

Dentro del colesterol «malo» LDL, también se hacen 2 diferencias: el colesterol LDL «bueno» que está formado por partículas de LDL blandas y relativamente inocuas para las arterias y el LDL «malo» formado por partículas pequeñas y densas que se oxidan mucho más deprisa y se acumulan en las células que cubren los vasos sanguíneos. Esto conduce al desarrollo de placas arteroescleróticas que sobresalen de las paredes de los vasos y acaban obstruyendo las arterias.

El ratio TG/HDL te ayuda a saber el tipo de LDL que tienes. Cuanto mayor sea este ratio, más partículas peligrosas pequeñas tienes y menos de las inofensivas.

En 2001, un estudio demostró que las personas con un ratio bajo de TG/HDL, aun teniendo malos hábitos (fumadores, sedentarios, alto LDL, hipertensión), tenían la mitad de riesgo de desarrollar cardiopatías en comparación con las que tenían un ratio alto. Pero esto no quiere decir que puedas dejarte a los malos hábitos si tu ratio es pequeño, ya que puede elevarse debido a ellos.

A parte de los análisis de sangre, siempre puedes medir tu % de grasa corporal, o medir tu cintura a la altura del ombligo:

  • En mujeres el % de grasa corporal//cm cintura:  bueno es 22%//<88cm e ideal 20%//<76cm
  • En hombres el % de grasa corporal//cm cintura:  bueno es 15%//<100cm e ideal 12%//<88cm

No son tan exactos como los datos que te da una analítica, pero si son buenos indicadores secundarios.

Os espero en nuestro siguiente post, no olvides recomendarnos a tus amigos y

No olvides suscribirte a nuestro blog! 

http://www.elherbolariodeines.com/blog/

Bibliografía de referencia: “La inflamación silenciosa” Dr. Barry Sears.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*