www.elherbolariodeines.com
Contact us on 935621489 or informacion@elherbolariodeines.com

El negocio de crear enfermos ocultando los peligros del azúcar

El negocio de crear enfermos ocultando los peligros del azúcar
14 septiembre, 2016 Yesika D. Valles (Naturópata)
diabetes-1326964_1280

sugar-1514247_640El post de hoy reproduce íntegro un artículo de Josep Corbella, publicado en el Periódico La Vanguardia (14/septiembre/2016, página 28) que creo no debería de pasar inadvertido, el título ya lo dice todo: “La industria del azúcar pagó a científicos para culpar a las grasas de las enfermedades cardiacas“.

La noticia debería de abrir los telediarios y realmente generar un debate de cómo las grandes multinacionales juegan con nuestra salud. Por desgracia, me temo sin embargo, que todo quedará en el olvido y que se seguirá fomentando de forma poco ética esta “adicción al azúcar” de la que tan poco somos conscientes y que tanto dinero está generando a aquellos para los que el precio de nuestra salud es inferior al de su ambición económica.

Por una cantidad equivalente a 43.500€ actuales, tres investigadores de la Universidad de Harvad (EE.UU.), publicaron un influyente artículo científico en el que acusaban a las grasas saturadas y eximían al azúcar del aumento de las enfermedades cardiovasculares. Tras la publicación de aquel artículo, las recomendaciones dietéticas para cuidar el corazón se centraron en reducir las grasas saturadas de la dieta y obviaron el papel del azúcar.

“Somos muy conscientes de su interés particular en los carbohidratos y lo trataremos tan bien como podamos”, escribio Mark Hegsted, uno de los autores del artículo, a la Fundación para la Investigación del Azúcar en EE.UU., que le pagó por aquel trabajo.

“Déjeme asegurarle que esto se parece bastante a lo que teníamos en mente y que estamos impacientes por verlo publicado”, le contestó John Hickson, vicepresidente de la fundación de la industria azucarera, cuando Hegsted le enseñó el artículo antes de enviarlo a la revista The New England Journal of Medicine.

Los hechos se remontan a 1967, pero siguen siendo relevantes en la actualidad porque desenmascaran la estrategia de la industria alimentaria de tergiversar los datos científicos, porque muestran los puntos vulnerables de la comunidad científica ante esta estrategia y porque el debate sobre la influencia de los azúcares y de las grasas saturadas en las enfermedades cardiovasculares sigue abierto.

El caso ha salido ahora a la luz gracias a tres investigadores de la Universidad de California en San Francisco (EE.UU.) que han localizado 27 documentos de la correspondencia entre Mark Hegsted y la dirección de la fundación azucarera. Asimismo, han localizado 319 cartas de uno de los miembros del comité científico asesor de la fundación.

El análisis de estos documentos, presentado esta semana en la revista JAMA Internal Medicine, revela que la industria azucarera de los EE.UU. estaba preocupada por los estudios que a principios de los años sesenta relacionaban el consumo de azúcar con las enfermedades cardiovasculares. En aquel momento, había dos teorías enfrentadas sobre la relación entre la dieta y los infartos, una que apuntaba a las grasas saturadas como máximas responsables y otra que apuntaba al azúcar. Hickson, vicepresidente de la fundación azucarera, presentó un plan para “contrarrestrar las actitudes negativas hacia el azúcar”.heart-665177_640

Fueron figuras claves en este plan Mark Hegsted, Robert McGand y Frederick Stare, tres especialistas en nutrición de Harvard que aceptaron publicar un artículo encargado por la industria azucarera. Debía de ser un artículo de revisión sobre la relación de las enfermedades cardiovasculares con las grasas y los azúcares. Los artículos de revisión sintetizan los datos científicos sobre un tema y, si se presentan en una revista científica importante como en este caso, suelen ser la base de las recomendaciones de la salud pública.

Los investigadores de Harvad pusieron el énfasis en estudios que relacionaban las enfermedades cardiovasculares con las grasas saturadas y pasaron por alto aquellos que las relacionaban con el azúcar. Utilizaron la artimaña de considerar significativos sólo los niveles de colesterol -que están relacionados con las grasas- y no los de triglicéridos -que hubieran podido desenmascarar el azúcar- y no citaron que habían recibido fondos de la Fundación para la Investigación del Azúcar, algo que en aquella época no era obligatorio y ahora sí lo sería.

Un trabajo que silenció los perjuicios del azúcar sirvió de base para recomendaciones de salud publica.

Trece años después, en 1980, el gobierno de Washington publicó su primera Guía nutricional para los americanos. Una de las personas que participaron en la redacción del documento fue Mark Hegsted, que entonces ya no trabajaba en Harvard, si no que dirigía el área de nutrición del Departamento de Agricultura de EE.UU. La guía decía que, para prevenir las enfermedades cardiovasculares, había que reducir las grasas y el colesterol. No citaba el azúcar.

Hasta aquí el fantástico artículo de Josep Corbella en la Vanguardia.

El artículo es bastante claro por si solo, de mi cosecha tan sólo añadir que el que ahora sea obligatorio citar si se han recibido fondos, no quiere decir que se haga o de lo contrario podrían ser evidentes este tipo de manipulaciones (así que lo lógico es que se busquen vías para enmascararlo y con dinero parece que todo se logra…) Tampoco puedo dejar de ver cierta similitud entre una puerta giratoria y el nuevo cargo que Mark Hegsted tuvo en su día como director.

Esperemos que pronto vayan saliendo a la luz los grandes peligros del azúcar y los demás engaños de la industria alimentaria/farmacéutica (que no son pocos), siempre vale más tarde que nunca…

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*