www.elherbolariodeines.com
Contact us on 935621489 or informacion@elherbolariodeines.com

Hay una «inflamación silenciosa»…¿me duele y no lo sé?

Hay una «inflamación silenciosa»…¿me duele y no lo sé?
2 marzo, 2014 Yesika DiVall (Coach Nutricional & Naturópata)

Desde hace algunos años, tengo “locos” a mis pacientes y clientes habituales, con mi insistencia en consumir omega 3 y antioxidantes (entre otros, porque los hepáticos, también son mi debilidad). Siempre intento explicarles el por qué de esta “necesidad” de una forma sencilla, con la información justa para que “entiendan pero no se líen”.

Y digo “intento“, porque creo que se basa más en la confianza que en el puro entendimiento. Prueba de ello es cuando una de mis clientas habituales, hace unos días después de uno de mis “rollos/discurso” resultado de una “mente fresca” tras un Congreso, me dice: “ pero a ver, eso de la inflamación qué era??  Silenciosa??” y a los dos minutos de explicación llegó, el “no te preocupes, que ya me lo explicarás que yo me fío de ti y ya me aclararás”

Así que hoy intentaré explicaros, de manera clara y sencilla, qué es la inflamación silenciosa.

Es un tema que da para mucho, así que seguro habrá más post en el futuro que irán despejando incógnitas.

Empezaremos por definir “bienestar”. La RAE, lo define como:

1. m. Conjunto de las cosas necesarias para vivir bien.

2. m. Vida holgada o abastecida de cuanto conduce a pasarlo bien y con tranquilidad.

3. m. Estado de la persona en el que se le hace sensible el buen funcionamiento de su actividad somática y psíquica.

Particularmente, prefiero la definición del diccionario Webster: “la cualidad o el estado de gozar de buena salud especialmente cuando se busca activamente como una meta”. Que por qué me gusta más? Pues porque implica que hemos de hacer el esfuerzo para mantenernos sanos, no vale con quedarse sentados esperando estarlo.

heartAttackIlloNo necesariamente la “ausencia de enfermedades crónicas” es sinónimo de bienestar y salud, ya que se necesitan muchos años para que aparezcan enfermedades cardiovasculares, cáncer, Alzheimer, diabetes… Las semillas de estas enfermedades, fueron plantadas con mucha anterioridad a que se manifestaran. Muchas de ellas en la niñez, así que no descuidéis a vuestros hijos, hoy en día tienen a su alcance demasiadas «cosas», que no les benefician y que encima se han convertido en “costumbre” y se dan por “normales”.

No voy a dar nombres, ni marcas, ni productos, porque no quiero buscarme “enemigos poderosos”, pero lo normal sería beber agua, merendar bocadillos y jugar con los amigos sin «maquinitas» de por medio, etc. Y hasta aquí puedo leer, aunque no creo que necesite dar muchos más detalles para saber lo que es más sano 😉 No digo que tengáis que eliminar todos los caprichos y llevar una dieta “hiper-estricta”, sino tener bien claro lo que hay que comer/beber/etc. a diario y lo que es un capricho ocasional.

Así que o hacemos examen de conciencia y cambiamos hábitos o llegará  lo que tantas veces hemos escuchado o dicho, el típico “es que yo antes”:

–          Es que yo antes comía y no engordaba…

–       Es que yo antes ya me tomaba estas pastillas, así que no pueden ser las que me estén produciendo estos efectos secundarios…

–          Es que yo antes comía lo que quería y nunca había tenido colesterol…

–          Es que yo antes hacía lo que me daba la gana y nunca había tenido hipertensión…

–          Es que yo antes haciendo lo mismo no me encontraba cansad@…

–          Es que yo antes, es que yo antes, es que yo antes….las probabilidades son infinitas y cada día las escucho más veces.

Nuestros genes, nuestro peso corporal, los hábitos dietéticos y la forma física, son los que determinan si realmente estamos en un estado de bienestar o si avanzamos hacia una enfermedad crónica en los años venideros.

Entonces, qué sería la inflamación silenciosa?, por qué se llama silenciosa? Pues simplemente porque se trata de una inflamación que está por debajo del umbral de dolor y esto es lo que la hace peligrosa, no se manifiesta hasta que se hace crónica.

No todo es malo en la inflamación. La inflamación es necesaria en muchos aspectos, ya que es el componente protector del sistema inmune y ayuda a reparar los tejidos dañados por una herida. Sin inflamación estaríamos indefensos, a las agresiones constantes a las que estamos expuestos.

El problema de la inflamación por tanto, no es cuando realiza su función, el problema llega cuando “no se desconecta”:

Tiene un efecto nocivo sobre las arterias, pudiendo provocar infartos y accidentes cerebrovasculares, destruye las células nerviosas del cerebro en pacientes con Alzheimer, deprime el sistema inmunitario favoreciendo la aparición de tumores, etc.

inflammation1Todo dolor se debe en última instancia a la inflamación, así que aunque tengas inflamadas las articulaciones o tejidos, te darás cuenta de ello cuando tengas el “dolor agudo”. Lo habitual será que te tomes algún antiinflamatorio y si no es suficiente, irás al médico que te dará uno más fuerte. Estos medicamentos detienen el dolor, con lo que provocan un alivio temporal, no sirven para detener lo que está provocando la inflamación.

El objetivo que hemos de tener es el de logar invertir el proceso inflamatorio, alterar la vía hacia la enfermedad crónica y seguir la senda hacia un buen envejecimiento. Uno de los mayores fármacos  que tenemos para ello son los alimentos y la forma de comer, ya que un buen hábito alimenticio puede devolverte al estado de bienestar gracias a un buen control hormonal. Además, por supuesto, hay más aspectos a tener en cuenta, como por ejemplo, el ejercicio físico, la reducción del estrés, etc.

Cuanto mejor sean tus hábitos alimenticios, de ejercicio, etc, menor cantidad de omega 3 necesitarás. Para que os deis cuenta de lo importante que es la alimentación, a día de hoy, aun no he encontrado a ningún paciente que se queje de problemas de memoria o que tenga ansiedad/depresión, con buenos hábitos alimenticios y con suficiente Omega 3 en su dieta.

Cada día me encuentro con personas con infinidad de problemas, que tienen una dieta muy inflamatoria, altísima en carbohidratos, azúcares, refinados, grasas saturadas e hidrogenadas, etc. Te dicen que comen de todo: pasta, arroz, salchichas, ternera, pan, pollo, etc, etc, les preguntas si consumen pescado azul, nueces, etc, y ahí la boca ya se “hace más pequeña”, con: “la verdad es que no mucho”, “no me gusta”, “no le gusta”, “no hay manera de que lo coma”, etc y como respuesta de “autodefensa” el: “es que yo antes”, “es que yo siempre”, etc.

En resumen, lo que los pacientes suelen querer, es una pastilla, ya de paso natural y a ser posible barata, que les cure “el síntoma que les molesta”. Lo peor de todo es que ya no son sólo adultos, cada vez te vienen más niños, con depresión, obesidad, problemas de concentración, etc. Y los padres lo que quieren es que les des una “pastillita milagro”, no les vayas a decir que deben cambiar los hábitos de su hijo porque en medio segundo te espetan el “es que el niño no quiere!”, a lo que yo respondo (reconozco que maliciosamente), menos mal que el niño no te dice que quiere tomar drogas! o sí se lo permitirías «porque él quiere«? Reconozcámoslo, a los padres nos cuesta menos ser estrictos en unas cosas que en otras, muchas veces la alimentación no entra en las prioridades y, sin embargo, es algo fundamental que condiciona su estado de salud ahora y en el futuro.

No olvidéis esta frase:

“es más fácil darle un caramelo a un niño, que explicarle por qué no se lo das”

Espero que os haya gustado el post, prometo explicaros cómo saber si tienes «inflamación silenciosa» en el siguiente. Mientras, espero vuestras dudas y comentarios!

No olvides suscribirte a nuestro blog! 

http://www.elherbolariodeines.com/blog/

Bibliografía de referencia: «La inflamación silenciosa» Dr. Barry Sears.

0 Comentarios

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*