www.elherbolariodeines.com
Contact us on 935621489 or informacion@elherbolariodeines.com

El hambre, la fuerza de voluntad y el control de tu peso.

El hambre, la fuerza de voluntad y el control de tu peso.
2 julio, 2013 Yesika DiVall (Coach Nutricional & Naturópata)

 

Uno de los temas más difíciles de tratar. Se pueden tomar varios enfoques, desde el más duro teniendo en cuenta el típico “no tiene fuerza de voluntad” hasta el más condescendiente aceptando el “es la edad, el estrés, etc.”

Intentaremos abordar el tema desde la perspectiva más neutral posible 🙂

 

La primera realidad es que el hambre no deja de conllevar una necesidad vital de supervivencia. Debemos que tener en cuenta que, cuando tienes hambre, es muy difícil controlar el apetito del mismo modo que resultaría imposible prescindir de dormir.

La segunda realidad es un poco más dura, a parte de esa necesidad fisiológica, cuántas veces una persona delgada habrá escuchado de una persona con sobrepeso el “claro, como tu estás delgad@ puedes comer lo que quieras!”. Yo lanzo esta pregunta: no se le ha ocurrido pensar que está delgad@ precisamente por no comer todo lo que quiere? Aquí la entra la fuerza de voluntad de unos y otros.

Cierto es que una persona puede tener mucha más hambre que otra o que una persona puede tener más gasto calórico que otra en las mismas circunstancias, pero no debemos olvidar que ese hambre se puede saciar con una ensalada o con un bocadillo y eso por mucho que lo intentemos justificar, ya depende de la fuerza de voluntad de cada uno.

Lo mismo ocurre con el ejercicio físico, hay personas capaces de hacer el esfuerzo y otras capaces de encontrar excusas para no hacerlo. Sería genial que el cerebro encontrara una razón para no quedarse en casa viendo la tele sentad@ en el sofá, pero parece que el cuerpo tiene la mala costumbre de provocar “dolores” para que quedarse en el sofá sea la mejor opción.

Por supuesto que no debemos olvidarnos de la genética (muy aplicable al resto de problemas de salud que sufren muchos de mis pacientes): “mi madre ya tenía tendencia a engordar”, “mi padre ya tenía colesterol”,  “mi madre ya sufría migrañas”…… Hagamos la reflexión de si no existe la posibilidad de que además de los genes, hayamos heredado los HÁBITOS y que esos hábitos sean la causa más que probable de nuestros problemas.

El hecho, es que si dividimos a los pacientes que acuden a la consulta de nuestra nutricionista en %, nos encontraríamos con algo así:

  • 20% de pacientes que siguen la dieta y alcanzan el éxito en su meta.
  • 20% de pacientes que no son capaces de seguir la dieta al completo. Quizás no logran su objetivo o, al menos, no totalmente, pero son realistas con su situación.
  • 60% de pacientes que no logran alcanzar su meta y que “se mienten”.  Siempre dicen hacer bien la dieta pero no bajan de peso. Es habitual excusarse en cosas como el ciclo menstrual, anti-inflamatorios, tiroides, menopausia, retención de líquidos….

Tenemos varias anécdotas en consulta que explican cómo sin darse cuenta el paciente se acaba “pillando los dedos” en su autoengaño. Espero que os hagan sonreír y os ayuden a ser más objetiv@s

  • Señora que “siempre” hace la dieta “perfecta», que no adelgaza por la “edad” y el “tiroides”, parece que un día decide ser sincera y le confiesa a la nutricionista que esa semana no habrá bajado peso, pues ha tenido varias comidas familiares. Lleva unos 2 años haciendo dieta con seguimiento. Después de la confesión inicial, se sube a la báscula, la dietista le confirma que ha cogido 2kg y su respuesta automática es “no puede ser, si lo he hecho perfecto” 😉
  • Chica joven, también haciendo dieta durante casi 2 años. No baja peso por el ciclo menstrual una semana, otra porque ha tenido que tomar medicinas para la alergia, otra porque ha tomado para el constipado y vuelta otra vez a la semana del ciclo menstrual. Un día decide darnos un gran motivo por el que no pierde peso: “su vecino de enfrente está asomado a la ventana”. No es una broma, es una excusa real, su explicación fue que la ventana daba al baño y entonces ella no era capaz de ir bien al lavabo.
  • Mujeres que deciden hacer dieta proteica y que llegan a la consulta con un gran enfado pues dicen haber hecho la dieta la dieta estrictamente y, sin embargo no han perdido peso. Les comentas que vamos a comprobar con unas tiras la orina para ver si la dieta está bien hecha…sólo entonces reconocen habérsela saltado “una sola vez” y que por tanto la tira reactiva no saldrá bien.

Podríamos escribir un libro con todas las excusas en incluso sacar varios volúmenes. Seguro que todos tenemos cerca una persona o nosotros mismos nos decimos “no sé porque no adelgazo”, “llevo toda mi vida a dieta”, pero luego los/nos vemos bebiendo una copa, una bebida con gas, comiendo un trozo de pastel, unas patatas….

El objetivo de este artículo es intentar que antes de ponernos a dieta, hagamos una autoreflexión, que realmente nos fijemos un objetivo y que queramos cumplirlo, no sólo sentirnos bien o justificarnos con la idea de que lo intentamos pero no lo conseguimos.

En siguientes post, iremos analizando las diferentes causas que puede que nos hagan desviarnos del objetivo y que nos dificultan la tarea de conseguir nuestro peso ideal. Así de este modo, podremos encontrar causas reales y facilitar la pérdida de peso. Para lograrlo, un gran consejo: ser sinceros con nosotros mismos y paciencia, pues los hábitos adquiridos durante muchos años necesitan su tiempo para cambiarse.

Para cualquier duda: información@elherbolariodeines.com 🙂

No olvides suscribirte a nuestro blog!                                                                                              http://www.elherbolariodeines.com/blog/

1 Comentario

  1. Ferne 11 meses hace

    Un perfecto texto y bastante aconsejable. Felicidades

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*